Colonia del Sacramento en 48 horas

 

Ya demostramos que incluso las grandes urbes, como Nueva York y Ciudad de México, pueden recorrerse en dos días. Por eso, ahora le toca el turno a una ciudad más pequeña, perfecta para dedicarle sólo 48 horas.

 

Si a una ciudad llena de historia le sumas callecitas empedradas, casas de adobe, bugambilias colgando por las paredes y miradores hacia el río de la Plata, ¿qué resulta? Simplemente, uno de los Patrimonios de la Humanidad más impresionantes de Uruguay.

Así es el barrio histórico de Colonia del Sacramento, una ciudad muy pequeñita y, por lo mismo, demasiado fácil de recorrer en poco tiempo. Así que, si tienes planificado un viaje a Buenos Aires, deja un par de días libres para recorrer esta hermosa ciudad uruguaya.

¡Nosotros nos encargamos de que logres sacarle el máximo provecho a Colonia del Sacramento en 48 horas!

Colonia del Sacramento, Uruguay

¿Cómo no amar esta ciudad?

Día 1

Si tu hotel está fuera del casco histórico, dirígete hacia la calle De San Antonio, donde se encuentra el puente colgante que conduce al Portón de Campo, una de las entradas más lindas a la ciudadela. Si continúas caminando por esa calle, verás los restos de las construcciones que levantaron los portugueses para defenderse de los españoles.

A pocos pasos te encontrarás con la famosa Calle de los Suspiros, un lugar que no puedes dejar de fotografiar. Se trata de la emblemática postal de Colonia, rodeada por casas de adobe con tejas de greda. Si sigues caminando hacia el Oeste, encontrarás los restos del Convento de San Francisco y, más hacia la costa, el Museo del Azulejo, uno de los lugares más visitados de Colonia. Se trata de una pequeña y rústica casa con una espectacular colección de azulejos traídos por los españoles y los franceses durante el siglo XIX.

Calle de los Suspiros, Colonia del Sacramento, Uruguay

Dicen que si te quedas en silencio, escucharás suspiros entre las piedras

 

Si sales del museo con mucha hambre, probablemente será porque llegó la hora de almuerzo. Lo bueno es que en el barrio histórico encontrarás decenas de restaurantes; si eliges los del Paseo de San Gabriel, aprovecha de sentarte en la terraza y de comer con vista al punto donde se une el río de La Plata con el océano Atlántico.

Por la tarde, no te pierdas un paseo por la Plaza de Armas y sus alrededores, en los que podrás conocer la Iglesia del Santísimo Sacramento y el Archivo Regional. Después de eso, continúa tu camino por la calle Virrey Ceballos, hasta llegar al Bastión del Carmen, uno de los edificios más antiguos de la ciudad, hoy convertido en un entretenido centro cultural.

Para descansar y comenzar a cerrar la tarde, dirígete hasta la calle de Portugal, cuya vitalidad contrasta al máximo con su cara de hace varios años atrás, cuando era la calle más peligrosa de la ciudad. Allí se encuentra el Drugstore Restaurant & Bar, decorado con dos joyas automovilísticas: un Citröen de 1952 y un Ford de 1929.

Colonia del Sacramento, Uruguay

Así es el panorama en todo el casco histórico

Día 2

Si pensabas que en Argentina no hay más playa que la de Mar del Plata, estás muy equivocado. Y, para que lo compruebes, te sugerimos pasar tu mañana en la playa Ferrando, una de las más tranquilas de la ciudad que, además, da completamente al océano Atlántico.

A la hora de almuerzo dirígete hacia la Avenida Artigas, donde encontrarás muy buenos restaurantes. Elige uno en el que preparen chivito, el plato más típico de Uruguay. Consiste en un sándwich con carne, jamón, tocino, queso, huevo frito, lechuga, tomate y mayonesa, acompañado con papas fritas.

Chivito uruguayo

¡Suena pesado, pero el chivito es un imperdible uruguayo!

 

Como probablemente necesitarás bajar la comida después de este gran almuerzo, arrienda una bicicleta al inicio de la Rambla y pedalea los cinco kilómetros que la separan de la Plaza de Toros, aunque sólo podrás ver sus ruinas por fuera, dado que se encuentra cerrada por el momento.

Para terminar tu visita a Colonia con un broche de oro, te recomendamos volver al casco histórico, pero esta vez ya entrada la noche. Te darás cuenta de cómo cambia de un momento para otro y, además, disfrutarás de la mejor vida nocturna de la ciudad en las decenas de “boliches” que hay en sus callecitas de piedra.

Portón de Campo, Colonia del Sacramento, Uruguay

De noche, el barrio histórico se convierte completamente

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Email this to someone

Comentarios