Regístrate en Faro y comparte tus sueños viajeros!

8 rituales que tienes que hacer si viajas a estos lugares

 

Son muchos los destinos caracterizados por tener alguna atracción que nos invita a realizar rituales tradicionales. Estos se convierten muchas veces en una “obligación” que debemos cumplir antes de emprender el viaje de regreso.

 

Desde tirar una moneda a una pileta hasta acariciar una estatua. Estos son ejemplos que podrían ser considerados una tradición al visitar una plaza, calle, pueblo o ciudad en el mundo. Frecuentemente son las primeras “tareas a realizar” cada vez que visitamos un destino nuevo y son consideradas esenciales en nuestra bitácora de viaje.

¡Conoce los 8 rituales más particulares que realizan los viajeros!

1. Besar el pie del indio patagón en Punta Arenas, Chile

Cuenta la historia que un marino español quedó fascinado con el indio patagón que adorna el Monumento a Magallanes en la Plaza de Armas de Punta Arenas. El día en que se embarcaba, pasó por la plaza y se despidió del indio, besando su dedo gordo del pie y pidiéndole suerte. Un tiempo después volvió a la ciudad con muchas historias de éxito y radiante de felicidad.

Si te enamoraste de la capital magallánica, dale un beso al pie del indio y conseguirás dos cosas: una buena dosis de suerte y la garantía de regresar a Punta Arenas.

Indio patagón, Punta Arenas, Chile

No hay que pensar mucho en cuánta baba tiene ese pie

2. Poner un candado en el Puente de Las Artes de París, Francia

Este puente peatonal que atraviesa el río Sena fue reconstruido en 1984 y hoy en día es un típico escenario para exposiciones artísticas. Sin embargo, en los últimos años se ha convertido en una parada obligada para las parejas que visitan París, quienes deben poner un candado con sus nombres en las barandas del puente y arrojar la llave al río, para que el amor dure para siempre.

Puente de las Artes, París, Francia

Dicen que de vez en cuando los sacan… ¡pero igual hay que seguir la tradición!

3. Tirar una moneda a la Fontana di Trevi de Roma, Italia

En 1762 Giovanni Pannini finalizó la construcción de este famosísimo monumento romano, que desde entonces ha sido restaurado en varias ocasiones, para recibir a los millones de personas que cada año llegan a visitarla. Pero no es sólo su belleza lo que cautiva a los viajeros; lanzar una moneda para asegurar el regreso a la capital italiana se ha convertido en toda una tradición. Se estima que diariamente se arrojan 3.000 euros a la fuente, los cuales son donados a instituciones benéficas.

Fontana di Trevi, Roma, Italia

¿Y si pudieras sacar todas las monedas de la fuente?

4. Tocar los testículos del Toro de Wall Street en Nueva York, Estados Unidos

Esta estatua de bronce –que pesa más de 3.000 kilos– fue creada por Arturo di Mondaca y se encuentra en el parque Bowling Green, muy cerca de Wall Street. Este ícono se ha convertido el centro de atención para los turistas que recorren la ciudad estadounidense, y muchos de ellos hacen filas enormes para fotografiarse tocando los testículos del animal. ¿La razón? Optimismo y prosperidad económica asegurada para todo aquel que realice el gesto.

Toro de Wall Street, Nueva York, Estados Unidos

La foto del toro no será desde su mejor ángulo

5. Poner la mano sobre el pecho de Julieta en Verona, Italia

El Palazzo Capuleti –famoso por haber sido, supuestamente, el hogar de Julieta Capuleto, la protagonista de Romeo y Julieta– está lleno de historias y tradiciones que atraen a los enamorados. La más conocida consiste en poner la mano sobre el pecho de la estatua de Julieta que está frente al palacio, para conseguir suerte en el amor. Para los que van solos, también se dice que basta con tocar la estatua para volver a la ciudad.

Estatua de Julieta, Verona, Italia

¡Cuidado con dónde pones la mano!

6. Besar la piedra de Blarney en Cork, Irlanda

En la parte superior del castillo de Blarney, construido en el siglo XIII, se encuentra la piedra de la elocuencia o piedra de Blarney. Ésta se ha convertido en una de las grandes atracciones del lugar, pues cuenta la leyenda que si uno besa la piedra, ganará el don de la elocuencia y la palabra. Pero hay un grado de dificultad para lograrlo: el beso debe ser con la cabeza invertida y, por lo mismo, se necesita la ayuda de una persona para realizar este ritual.

Piedra de Blarney, Irlanda

Un tanto riesgosa esta tradición

7. Fotografiarse con las “Crazy Girls” en Las Vegas, Estados Unidos

En la entrada del Hotel Riviera hay siete figuras de mujeres de bronce que dan la bienvenida a los turistas que llegan a probar suerte en la famosa ciudad estadounidense. Según los viajeros que van frecuentemente a Las Vegas, para tener éxito en el juego es necesario fotografiarse con ellas. La instrucción más precisa dice que se debe tocar el trasero de alguna para que el éxito esté asegurado.

Crazy Girls, Las Vegas, Estados Unidos

Ya te imaginas qué hay que hacer…

8. Echarse incienso encendido en alguna parte del cuerpo en el templo Sensō-ji de Tokio, Japón

Este templo budista no sólo es el más antiguo de Japón, sino también uno de los más visitados por viajeros de todo el mundo. Sin embargo, Sensō-ji cuenta con una atracción que va más allá de su historia o su arquitectura. Dicen que los inciensos que permanecen prendidos en el templo son capaces de curar cualquier herida o dolor en el cuerpo de las personas.

Templo de Senso-ji, Tokio, Japón

Sólo un poco de olor a humo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Email this to someone

Comentarios