5 hechos que te enamorarán de Malta sin siquiera conocerla

 

Definitivamente es el mejor secreto de todo el mar Mediterráneo. Con siglos de historia, una infinidad de construcciones medievales y playas de ensueño, resulta imposible entender por qué Malta figura tan poco entre los viajeros.

 

Casi no se ve en los mapamundis y su nombre evoca más a una bebida alcohólica que a lo que realmente es: un país. Sin embargo, en Faro Travel consideramos que  Malta no ha recibido el trato justo que merece por parte de los viajeros y, por eso, hoy queremos reivindicarla.

Jamás imaginarías que un archipiélago tan pequeño como este –¡316 km2 repartidos en 11 islas!– haya sido capaz de conservar siete mil años de historia tan impecablemente. Así, las islas principales están llenas de arquitectura medieval y zonas amuralladas, además de espectaculares playas con aguas turquesas.

Con una semana en este país tendrás tiempo de sobra para recorrerlo completo. Y lo mejor de todo es que puedes ir en cualquier época del año, pues la temperatura más baja se registra en enero y es de ¡22 grados! (aunque en verano podrías llegar a sofocarte cuando el termómetro marque más de 40 grados).

Quizás esta descripción no haya sido suficiente para que decidas agregar a Malta a tu itinerario. Por eso, en Faro Travel recopilamos cinco motivos para que éste se transforme en el gran objetivo de tu viaje por Europa.

1. Su capital es Patrimonio Mundial de la UNESCO

Y con muchísimas razones que probablemente entiendas después de visitar los fuertes de San Telmo y San Ángel, la Concatedral de San Juan, el Albergue de Castilla y el Parque Upper Barrakka Gardens, que destacan entre el sinfín de construcciones históricas que se mantienen en La Valeta.

La Valeta, Malta

La Valeta

2. Tiene las playas más turquesa del Mediterráneo

Paradise Bay, Ghadira Bay, Paradise Bay, Birzebbugia y Blue Lagoon, en la vecina isla de Comino, son la evidencia de que ningún país mediterráneo tiene playas tan hermosas como las de Malta. No hay tantas rocas como suele haber en la zona y son perfectas para hacer snorkel.

Blue Lagoon, Comino, Malta

Blue Lagoon, Comino

3. Esconde uno de los puertos más coloridos de Europa

Si miras Marsaxlokk desde el mar, probablemente te recordará los puzles que armabas en tu infancia, con cientos de barquitos pesqueros de colores y hermosas construcciones históricas. Allí encontrarás muchísimos restaurantes de pescados y mariscos frescos para todos los gustos y bolsillos.

Marsaxlokk, Malta

Marsaxlokk

4. Mantiene intacta una ciudad medieval

Mdina parece haber salido de una máquina del tiempo que nos hace regresar al año 700 a.C., en la época de los fenicios. No hacen falta muchas horas para recorrer esta ciudad amurallada llena de palacios, iglesias, plazas y tiendas de artesanía. De todas maneras hay que acercarse a las paredes, para tener espectaculares panorámicas de la isla.

Mdina, Malta

Mdina

5. Las Tres Ciudades son un espectáculo histórico

Muy cerca de La Valeta se encuentra Birgu, Cospicua y Senglea, tres pequeñísimas ciudades pegadas entre sí, que reúnen casi 500 años de historia. Todas mantienen intacta la tónica maltesa, con antiguas y hermosas construcciones, muchos fuertes y callecitas escondidas a la vuelta de la esquina.

Tres Ciudades, Malta

Tres Ciudades

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Email this to someone

Lugar:

Malta

Comentarios